¿Cómo vivir con una actitud positiva?

¿Cómo vivir con una actitud positiva?

Ser una persona positiva es una decisión personal y una actitud que requiere de voluntad.

Tú tienes la opción de elegir entre estar triste, malhumorado, alegre u optimista la mayor parte del tiempo.

Digo la mayor parte el tiempo porque entiendo que, como seres humanos, tenemos momentos de tristeza o pesimismo, sin embargo, también tenemos algunas herramientas de cambio que son realmente poderosas para transformar esa situación: las palabras que nos decimos y nuestra fuerza de voluntad.

También te puede interesar: 5 frases inspiracionales para levantar el ánimo

¿Qué palabras sueles decirte a ti mismo?, ¿qué tipo de afirmaciones te repites diariamente?, ¿cómo es tu diálogo interno?, ¿positivo y optimista, o negativo y pesimista?

La tendencia a pensar de manera negativa es algo muy arraigado por la gran cantidad de miedos que hemos acumulado a través de generaciones.

Nuestra cadena de pensamientos suele desarrollarse hacia una tendencia opuesta a la que deseamos porque nos dejamos llevar por las pláticas que hemos escuchado desde pequeños en relación a problemas, tragedias, crisis y enfermedades.

Hoy en día seguimos repitiendo todas las malas noticias que se transmiten en los medios y estamos concentrando nuestros pensamientos y conversaciones en temas que no deseamos que se repitan pero que seguimos repitiendo en nuestra mente y en nuestras pláticas cotidianas, obteniendo con ello, más de lo mismo. Nuestra energía se concentra en lo que no deseamos en lugar de concentrarse en lo que sí queremos vivir.

Vivir en positivo es optar en nuestra mente por lo que es bueno para nosotros mismos y para los demás. Vivir en positivo es decirnos y decir cosas buenas. Vivir en positivo es hacer el bien y encaminar nuestras acciones a servir, a dar, a ayudar, a crear y a bendecir. Vivir en positivo es elegir el bien y lo bueno en lugar de dedicarle nuestro tiempo y energía al mal, ya sea con pensamientos, palabras o acciones.

Seamos congruentes con nuestros verdaderos deseos de alegría, paz, felicidad y bienestar pensando en cosas que nos den precisamente eso: paz, alegría, bienestar y felicidad.

Si te descubres a ti mismo pensando en cosas contrarias a esto, utiliza la técnica de la tijera: corta tu pensamiento de inmediato como se corta una cuerda o listón e inicia una línea de pensamiento positivo.

Imagínate cortando lo negativo y transfórmalo en algo bueno y agradable para ti. Al hacerlo, tu bioquímica cerebral será transformada y comenzarás a generar una sensación diferente en tu cuerpo. Concéntrate en lo bueno y lo bueno se manifestará en tu vida.

Que así sea.

María Lourdes Valdés Conte
lourdesvaldes77@gmail.com