Educad a los niños y no será preciso castigar a los hombres

Educad a los niños y no será preciso castigar a los hombres

Es tema de todos los días hablar de la inseguridad en el Estado y en el País entero. En restaurantes, oficinas, periódicos, noticias, etc., no se habla de otra cosa más que de la inseguridad, y lo más lamentable es darnos cuenta que son niños y adolecentes de entre 12 y 15 años , quienes cometen actos criminales, y son estos niños los que matan, secuestran y asesinan. Estos niños y adolecentes son pequeños infractores olvidados, despreciados incluso en muchas de las veces por sus propios padres.

En nuestro Estado existe la Ley del sistema especial de Justicia para adolecentes del Estado de Nuevo León, en donde encontramos las normas generales y principios, Derechos y Garantías del Adolecente, la cual se aplica a todo adolecente que realice una conducta tipificada en las leyes penales del Estado de Nuevo León como delito.

Conforme a esta Ley, se entiende por niño al menor de doce años de edad, y por adolescente a toda persona mayor de doce y menor de dieciocho años de edad. También se aplicará esta Ley a los menores de edad que, en el transcurso del proceso y aun durante la etapa de ejecución de la medida impuesta, cumplan dieciocho años. Igualmente se aplicará cuando los menores de edad sean acusados después de haber cumplido dieciocho años por hechos presuntamente cometidos cuando eran adolecentes.

En varios Estados de la Republica se han presentado distintas iniciativas de Ley pretendiendo empezar a juzgarlos como adultos. . .”

En los primeros seis meses del año, los arrestos de menores aumentaron 800 por ciento en la entidad; la mayoría de ellos detenidos por el Ejército, la Marina y la Policía Federal. Se les acusa de delitos contra la salud, contra la seguridad de la comunidad, homicidio agravado, lesiones, violación y privación ilegal de la libertad, entre otros, pero no por eso se les puede juzgar como adultos. Son las mismas autoridades quienes están obligadas a cubrir las necesidades básicas de niños y adolecentes, protegiéndolos y buscando para ellos, programas de apoyo y de prevención de drogas, deserción escolar, etc.

El problema de la delincuencia de niños y menores de edad, no será resuelto con juzgarlos como adultos, sino en protegerlos y apoyarlos, pues en muchas ocasiones , sino es que en todos los casos, estos niños y adolecentes son obligados a cometer actos criminales en contra de su voluntad, y por la falta de oportunidades, la pobreza en que viven , el olvido y desprecio incluso en muchas de las veces por sus propios padres, los hace vulnerables a esa situación, convirtiéndose en delincuentes pero al mismo tiempo en victimas.

Educad a los niños, y no será preciso castigar a los hombres. Pitágoras nos enseña en esta frase lo importante que es la educación, ya que los niños de hoy son los hombres y mujeres del mañana, así que se deben forjar sus bases desde niños, para después no sufrir las consecuencias y problemas que actualmente estamos atravesando. La educación es la base de la libertad, sin educación hay manipulación.

Si educamos y amamos a los niños de hoy, tendremos un futuro mejor.

Juan Bosco, escribió: ”No basta amar a los niños, es preciso que ellos se den cuenta de que son amados”. El niño, al sentirse amado de verdad, experimenta una gran seguridad en sí mismo. Esta seguridad logra que el niño se sienta feliz porque la palabra adecuada y a tiempo le estimula a hacer todo bien para agradarse a sí mismo, a los padres y a todo aquel que está a su lado.

En tan solo hace dos años a la fecha, deambulaban por la calle una gran cantidad de niños que pedían dinero en los cruceros, que vendían chicles, flores, te limpiaban el parabrisas del vehículo, … y hoy en día no es común verlos a ellos. ¿En dónde estarán?

Amemos a los niños y no sólo a los propios, sino a todo aquél que necesite de nosotros, brindándole el amor, educación, apoyo y seguridad que ellos necesitan.