¿Cuáles son los peligros de los retos virales de internet?

Los retos virales pueden cautivar a los adolescentes que de por sí tienden a ser impulsivos y sentirse atraídos por comportamientos que llaman la atención, especialmente en las redes sociales.

A menudo impulsados por YouTubers que los realizan para conseguir visitas, fama y sus consecuentes beneficios económicos.

Es habitual, sobre todo en la adolescencia, imitar a tus referentes, así como intentar destacar y ser aceptado socialmente. La adolescencia es aquella etapa en la que uno se atreve a hacer cosas que pueden implicar peligro o desafiar límites para sobresalir. A menudo estos retos, que en su mayoría solo pretenden seguir una cadena por “estar a la moda”, son un simple juego, pero en otros casos significan una puesta a prueba de los límites personales comportando riesgos a aquellos que tratan de imitarlos.

Retos como “Momo” o “la ballena azul”, seguidos por todo el mundo, pusieron sobre la mesa el peligro que se escondía detrás de esta moda, ya que invitaban a superar una serie de pruebas que en algunos casos inducían a la autolesión y que en dos ocasiones los participantes llegaron hasta el suicidio.

La difusión y el tratamiento mediático que se hace eco de estas prácticas puede sugestionar o condicionar a jóvenes en situación de riesgo, o incluso alentar su desarrollo. Es por ello que, como padres o adultos de referencia del menor, debemos conocer estas prácticas para poder aplicar una adecuada prevención y minimizar el impacto negativo que puedan tener.

No todos los retos virales deberían ser perjudiciales para los niños y adolescentes. Muchos retos virales son beneficiosos para trabajar aspectos de equipo, creatividad y expresión artística, combinación de destrezas físicas y digitales, a parte del entretenimiento que les proporciona.

Posiblemente la mejor manera de proteger a los menores es ayudarles a desarrollar su capacidad crítica. Es importante que ayudemos a nuestros hijos a desarrollar su capacidad de razonar y contrastar la información antes de que la acepten como verídica o inofensiva.

Es conveniente establecer un clima de confianza en el hogar; generar un diálogo fluido con nuestros hijos es imprescindible para conocer qué hacen en Internet, en lugar de dejarlos solos mientras navegan por la Red. Es importante realizar una adecuada mediación parental de la actividad que realizan respetando su privacidad, para que realicen un uso seguro y responsable de las nuevas tecnologías, evitando que accedan a contenidos inadecuados o lleguen a contactar con comunidades peligrosas.

Interesarse por sus gustos y motivaciones, preguntarles su opinión sobre los retos, ayuda a fomentar la habilidad de calcular el riesgo de lo que le puede pasar a alguien que lo asume. Es importante insistir en que no participen, ni compartan este tipo de retos, de este modo, ayudaremos a que su propagación no continúe.

También es recomendable formar parte de la comunidad de sus redes sociales. Esta acción, que es conveniente que esté previamente acordada con el menor, puede ser muy idónea sobre todo en sus comienzos en los entornos sociales. De esta manera podemos mantenernos informados sobre sus intereses, las nuevas modas y las compañías que tiene. Hay que tener presente que en estos retos puede darse la posibilidad de interactuar con otros, e incluso, con los promotores. En este sentido, se debe extremar la precaución a la hora de revelar información a desconocidos, ya que no sabemos quién está detrás, ni con qué intenciones.

Mientras los adolescentes continúan creciendo, manténgase informado sobre sus vidas, amigos y el lugar que ocupan en el mundo. Recuerde que sus cerebros continúan desarrollándose con gran rapidez. Como padres, usted puede ayudar a fomentar ese crecimiento y ayudarlos a que desarrollen habilidades de pensamiento reflexivo y racional que serán muy importantes en los años venideros.

Fuente: 

Los peligros de los retos virales y las razones de su atractivo. Healthy Children. Sitio Web: www.healthychildren.org

Seguridad en Internet: el peligro de los retos virales. Sant Joan de Déu, Hospital de Barcelona. Sitio Web: faros.hsjdbcn.org