Adolescentes con Trastornos Alimenticios

Adolescentes con Trastornos Alimenticios

La Anorexia Nerviosa y la Bulimia son dos tipos de desórdenes alimenticios de naturaleza psiquiátrica que están aumentando entre los adolescentes y las mujeres jóvenes.

Los psiquiatras de niños están preparados para evaluar, diagnosticar, hacer investigación y tratar estos tipos de desórdenes psiquiátricos. Frecuentemente se les pide su ayuda para los adolescentes que sufren de Anorexia Nerviosa y Bulimia, que son desordenes caracterizados por una preocupación constante por la comida.

Los padres indagan con frecuencia a los psiquiatras de niños cómo se puede identificar estos desórdenes. Desgraciadamente muchos adolescentes pueden ocultar por meses y a veces por años con gran éxito estos serios, y en ocasiones estos fatales, desórdenes.

Los padres deben de estar alerta hacia varios síntomas de Anorexia o Bulimia. Describimos algunos de ellos:

Una adolescente con Anorexia Nerviosa es típicamente una persona perfeccionista que sobresale en sus estudios. Al mismo tiempo sufre de un sentimiento de amor propio. Ella tiene la creencia irracional de que está gorda sin importar lo delgada que se encuentre. Ella parece necesitar tener desesperadamente un sentido de dominio sobre su vida personal, por ello es que la adolescente con Anorexia Nerviosa solo percibe este control, cuando dice que no a las exigencias de comidas normales para su cuerpo. En busca inexorable e irracional por la delgadez, la niña deja de comer. De un 15 a un 20% de las víctimas suelen morir.

Los síntomas de Bulimia son diferentes a los de la Anorexia Nerviosa. La víctima ingiere cantidades enormes de comidas que contienen un alto contenido calórico para luego vaciar su estómago induciendo vómito o utilizando purgantes con objeto de limpiar o eliminar de su cuerpo las calorías que tanto le aterran.

Estas orgías alimenticias pueden ser alternadas con restricciones dietéticas severas lo cual puede resultar en fluctuaciones dramáticas en el peso. Las adolescentes pueden tratar de ocultar el hábito de vomitar, utilizando una variedad de tácticas: por ejemplo, el pasar largos ratos en el baño con la regadera o el agua de la llave corriendo.

Esta acción purgativa puede tener serios resultados nocivos para la salud de la víctima, incluyendo deshidratación, desequilibrio hormonal y baja de minerales importantes.

Con el tratamiento apropiado estos adolescentes pueden ser curados de los peligrosos desórdenes alimenticios. Si usted nota síntomas de Anorexia o Bulimia en su hijo(a), pida a su médico de familia o pediatra que le refiera a su psiquiatra de niños quien utilizará un enfoque global y efectivo para el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad.

Comparte este artículo